Para una correcta visualización de las letras, te recomiendo instalar esta fuente.

Para ver mi otro blog, mis proyectos y divagues AQUI
Para hacer cualquier otra pregunta AQUI

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Capítulo 9: Entre recuerdo y recuerdo los pasados se entrelazan

Mirar el cielo estrellado la calmaba, tenía ligeros recuerdos de cuando subía el techo para buscar a su hermano… siempre. Bryan le estiraba los brazos y ella sabía que era una señal para que lo abrazara. De alguna forma era su código secreto, si es que se le podía llamar así.

Cerró los ojos, se sentía confundida y cansada. Christopher no la regañó, sabía que había tenido suficiente y que podría terminar insultándolo o diciéndole algo más sobre eso de ser hermanos o, mejor dicho, que la tratara como su hermana.

Nunca lo había comprendido, desde que lo conoció —cuando tenía ocho años—, él siempre andaba con su hermano y de vez en cuando le hablaba, pero luego de un pequeño incidente en el que Bryan olvidó recogerla la cuidó. Recordaba esa tarde como muchas otras que pasaron juntos, Bryan no era un chico muy organizado y mucho menos centrado, con lo distraído y olvidadizo que era siempre terminaba llamando a Christopher y contando con él.

En alguna ocasión le preguntó por qué siempre se preocupaba tanto por ella y si con sus hermanos era así de bueno, si es que los tenía.

—Porque me recuerdas a alguien, pero tú eres tú y no, soy hijo único —contestó.

Notó que lo dijo con cierta tristeza, pero ella era sólo una niña cuando eso pasó y no le prestó más atención al tema. Notaba que a veces él se quedaba mirándola fijamente y luego volteaba la cara, con el pasar de los años había dejado de hacerlo y parecía haberse resignado.


Ella era bellísima. Mientras recorrían la playa miraba el suelo para buscar estrellas de mar y devolverlas al agua. El viento revolvía su cabello y a la luz del sol, detrás de ella, parecía resplandecer… Nunca había conocido a una persona más alegre, vivaz y enérgica, así como nunca antes se enamoró.

Fue incapaz de mover la mirada cuando ella fijó sus ojos en él.

Su vestido blanco se ondeó al viento, pero ella permaneció tranquila, esbozó una sonrisa de la nada y se lanzó al mar. Quiso poder ser aquel agua cristalina y atraparla entres sus brazos, quizás correr tras ella, pero incapaz de caminar la observó irse y perderse entre las olas.

—¿Estás bien? —preguntó Jonathan al verlo despertar sobresaltado.

—No mucho, la verdad.

Miró el reloj sobre la mesita, era temprano. Se tumbó de nuevo en la cama mirando a su amigo—. ¿Cómo rayos es que me sigues hasta aquí?

Jonathan se encogió de hombros y le sonrió a lo que dio un suspiro resignado. Siempre se había preocupado por él, era su amigo de toda la vida, uno de los pocos que tenía, podía conocer mucha gente, pero de amigos a conocidos era una enorme diferencia. Sólo esperaba que no estuviera haciendo esto por una razón estúpida

Jonathan jugueteó con un anillo entre sus dedos pensativamente. Aquella búsqueda era una completa locura. Entendía que David no supiera el porqué lo acompañaba, se podría decir que tenía una deuda con él, aunque siempre terminaba llevándose un golpe cuando le decía eso, pero más allá de la deuda era lo que conocía, la persona que le apoyaba, más que su amigo era su hermano.

—Estás pensado en ella —comentó bajo las cobijas. El anillo causó un pequeño tintineo al caer al suelo y rodar, osciló entre un lado y otro hasta que finalmente se detuvo mostrando algo parecido a una flor con centro violeta—. ¿Por qué nunca se lo diste? —preguntó curioso.

—No hubiera habido caso, ella te quería a ti y ahora tiene un novio —contestó con simpleza mientras lo recogía—. Además así está mejor, sabes lo que puede pasar. Y ahora cuéntame qué has soñado.

—¿Cómo sabes que soñé algo?

—Porque escucho el golpe del collar cuando lo abres y cierras. —Su respuesta era simple y sencilla, mas David se quedó callado.





Se fijó en la taza llena de palomitas de maíz, algunas con dulce y otras saladas. Christopher esbozó una enorme sonrisa ante el ceño fruncido de ella. Sabía lo que significaba todo eso, de hecho debía estar llena la alacena de dulces y gomas de mascar. Christopher consentía demasiado a Erika, con todos esos dulces le darían caries, pero decirle eso sería inútil porque con ella nunca la escuchaban.

Era sábado y Erika vendría este fin de semana, siempre era ella la que iba, pero sus tíos no estarían y ella se quedaría con su hermana.

—La llevaré al parque así que más te vale que no hayas alquilado tantas películas —dijo llevando al salón y se acomodó en el piso. Eso era más divertido que verlas en el sillón.

—¿Qué haces? —consultó Christopher cuando la vio en el suelo con los ojos cerrados y un plato lleno de palomitas.

—En un rato vendrá Erika, pondrá una película, servirás gaseosa, yo me quedaré dormida y ella me despertara para que salgamos. Erika saltara por los parques como una posesa y me hará comprarle un helado con jarabe extra…

—La vida suena aburrida cuando lo dices de esa manera. ¿Dónde quedó la acción, las sorpresas, la aventura…?

—En un auto incendiado hace casi tres años —contestó con gesto aburrido, pero sabía que tras sus párpados cerrados contenía las lágrimas.

Aranel no era una chica llorona, prefería morderse la lengua a dejar que la vieran llorar. El día en que murieron sus padres se encerró en su habitación y no le abrió a nadie, ni siquiera a Erika que tocó la puerta e incluso la amenazó con meterse a la habitación por el techo.

Cuando salió parecía una zombi, se movía por pura y mera inercia sin prestar atención a nadie. Algo había muerto en su interior y fue enterrado con sus padres y Bryan.

Escuchó el sonido acelerado del timbre, esa era la forma de Erika para decirles que estaba allí. De inmediato se tiró a los brazos de Christopher y lo apretó por el cuello con una radiante sonrisa, pero se soltó y corrió hacia su hermana.

—Hola, enana —dijo ella desde el suelo al sentir los pasos apresurados.

Erika se tumbó encima de ella y le recorrió el rostro con los dedos, al no ver nada irregular, sonrió y empezó a hacerle cosquillas para que la mirara.

Iba a ser un largo fin de semana…

3 Plumas:

JuLii dijo...

pobre aranel ahora entiendo porque es tan enojona
Muy lindo el capitulo
Publica pronto! que andes bien,besos.

tres de tres dijo...

pobrecilla... me a encantado tu historia esta muy interesante, espero ke no tardes mucho en publicasr porq ME ENCANTA =)
Te sigo, muchos besooos !!! =D

Bren dijo...

wowow..!!
hace mucho que no pasaba por aqui..!!
ya me habia atrasado con los capitulos..!!
pero ye estoy aqui... y ya me lei todos... los que me hacian falta (que eran del 2-9..!! hahha casi nada)
es que los examenes... y la escuela no me dejan hacer mucho..!! pero aunque o visite muy seguido tu blog.. sabes muy bn que me encanta cada palabra que escribes..!!
y en cuanto a la historia.. hay momentos en los que me revuelvo.. pero despues de unas cuantas lineas termino comprendiendo.. (creo que mi cerebro a quedado atrofiado de tantos examenes..!!)
bno espero el siguiente con muchas ganas..!!
tc..!

 

Template para blogger por May Abiatti para Plumas Azules